LA CLASE CADETE por DIEGO PÉREZ - Nautisurf.es

La Clase Cadete por Diego Pérez

La clase Cadete o Cadet Class, fue diseñado en 1947 por Jack Holt. Es un barco doble que cuenta con tres velas, mayor (3.9 m2), foque (1.26m2) y spinnaker (4.25 m2). El casco tiene un peso de 54 kg, una eslora de 3.20 m y manga de 1.38 m. 

Para mí, el cadete ha sido una clase muy especial. Fui regatista durante dos temporadas (1994-95 y 1995-96) en las que pude clasificarme a dos mundiales, aunque solo pude asistir a uno de ellos, Palma 1995. También fui entrenador de la clase durante 11 años, pudiendo asistir como ayudante o entrenador a los Campeonatos del Mundo de Polonia 2000, Bélgica 2003, Gales 2007, Holanda 2008 y Europeo en España 2009, concretamente en mi club, el Club de Mar Almería.  

Desde que empecé a navegar en Cadete, ya se oían voces sobre el futuro incierto de la clase. Esto fue allá por el año 1994, pero en realidad el Cadete era la segunda clase mas numerosa en Andalucía y de las más numerosas a nivel nacional. Desde esos años hasta el 2009 conseguimos que el Cadete tuviese una flota más o menos estable a nivel nacional y participaban desde 8 hasta acabar con 3 territoriales en los últimos años, por lo que conseguimos que se alargara la vida de la clase en España. Finalmente, surgieron más clases que hicieron que los regatistas se fueran diluyendo y la clase fue perdiendo número de participantes poco a poco, también propiciado porque las federaciones apoyaban a otras clases y los regatistas optaban por estas, en detrimento del cadete. 

Cadet Class

En mi opinión, el Cadete es una gran clase para iniciarse en la vela y en la competición, ya que cubre un rango de edades y posibilidades que no cubre ninguna otra clase, incluso en la actualidad. Para mí, tenía una ventaja que para muchos era una desventaja, por la que querían quitarse al cadete de en medio. Esta ventaja era la diferencia de edad entre patrón y tripulante. Creo que esto era bueno si sabias enfocarlo y aprovecharlo bien. En el Cadete formaban tripulación un patrón de entre los 14 a 17 años y un tripulante que podría tener desde 7 hasta 12 o incluso algún año más. Esta diferencia hacía que el tripulante navegase con un patrón que ya tenía cierta experiencia, porque solía venir del optimist o tenía alguna experiencia anterior en la vela. Eso les transmitía seguridad a chavales pequeños que les costaba navegar solos en un optimist y que pasaban miedo cuando subía el viento. Además, en la mayoría de tripulaciones, el patrón era como un ídolo para el tripulante, era su referente. Esto hacía que el patrón tuviese el “deber” de mantener esa posición y no defraudar a su tripu, y llevaba ligada esa responsabilidad de inculcar valores positivos en él. Esto generaba una gran simbiosis entre ambos, pero también tenía su otra cara. Si el patrón era muy impulsivo, nervioso o tenía malas formas, el tripulante lo sufría más que en otras clases con menos diferencia de edad. Este era el trabajo más importante de los entrenadores, controlar ese tema e intentar que las tripulaciones fuesen equilibradas, no solo en peso y habilidad, sino que fuesen compatibles y/o complementarias en caracteres. En mi experiencia, he tenido de todo, pero la balanza se inclina mucho más hacia las vivencias positivas que negativas y, con el tiempo, he comprobado que los que han sido tripulantes de cadete, siguen viendo a los que fueron sus patrones con gran admiración y cariño. Luego están los cafres, los que echan la culpa al otro y los que no se controlan, que de esos hay en todos lados. Para estos es mejor aconsejarles una clase individual o hacer un gran trabajo psicológico y con implicación por parte de los padres. 

Cadet Class

En tripulaciones de edades similares, he visto y vivido casos en los que chavales de buen nivel formaban tripulación en un 420 o snipe juvenil y no han llegado a buen puerto o no han tenido la compenetración y complicidad que he visto en el cadete. En esas edades que ya empiezan a quedar con amigos, amigas, novios y novias, empiezan a salir de marcha, se complican los exámenes, la edad del pavo, etc. Es mas complicado que congenien dos personas que están envueltas en esa época de cambios, a que solo una de ellas los esté pasando. Además, teniendo un tripu como el del cadete, favorece la madurez del patrón adolescente, ya que conlleva más responsabilidad el llevar en tu barco a un chaval en edad infantil y que forma parte de tu mismo equipo. En este caso el patrón es como el hermano mayor o el primo de Zumosol.

Cadet Class

El caso es que, desde las federaciones se apoyaba a otras clases, dejando de lado al cadete. Yo recuerdo cuando hacían campañas para potenciar el L’equipe en detrimento del cadete, lo que para mí era un error, ya que el L’equipe es hasta los 15 años, mientras que el cadete es hasta los 17, por lo tanto, no cubría ese rango de edad crítico de los 15-17 años que sí cubría el cadete. Esos dos años más hacían que el cadete fuese una clase muy buena para regatistas que terminaban en optimist pero no tenían físico suficiente o economía para un Europa, un 420 o Láser 4.7. Tampoco cubría los casos de chavales que empezaban a navegar a partir de los 15 años, para los que una clase como el 420, Europa o el snipe les vendría muy grande. Por todo esto, el L’equipe nunca tuvo más flota a nivel nacional que el cadete, al menos, en los años en los que yo estuve en la clase, teniendo en cuenta que el L’equipe era una clase apoyada por las federaciones y el cadete era el patito feo. 

Otras ventajas que tenía el cadete son: su bajo coste, por menos de 2000€ tenías un barco competitivo; es un barco con tres velas por lo que es muy completo y didáctico; es un barco muy técnico y táctico, siempre se ha dicho que el que sabe hacer andar a un cadete, puede hacer andar cualquier cosa que flote y tenga velas; los tripulantes de cadete adquieren experiencia en regatas y pierden ese miedo a navegar con viento fuerte, lo que hace que luego puedan incorporarse al optimist y ser competitivos o seguir en cadete como patrones; es fácil de transportar, en una baca lo puedes llevar perfectamente; los modelos mk3 y mk4 modernizaron la clase y la hicieron más atractiva; siempre ha habido un gran ambiente entre los regatistas de la clase.

Cadet Class

En cuanto a las desventajas, es un barco lento y con un diseño antiguo; los modelos mk1 y mk2 metían mucha agua en la bañera cuando volcabas y no eran cómodos con vientos fuertes; la diferencia de edad podía ser una desventaja en algunos casos concretos, como he comentado; las federaciones no lo apoyaron y tampoco ofrecieron una buena alternativa para sustituirlo; la International Cadet Class está dominada por los ingleses y no quisieron que la clase evolucionara más, lo que hizo que muchos países dejaran de apostar fuerte por el cadete. 

Actualmente, el cadete sigue teniendo flota internacional, en la que suelen participar alrededor de 60-70 embarcaciones en los Campeonatos del Mundo. Cada país suele tener 7 plazas para asistir al Mundial y 10 para el país organizador. Paralelamente al Mundial, se celebra el Promotional, que es lo que llamábamos el Mundial B, una regata abierta que se celebra en las mismas fechas y lugar que el mundial, y a la que pueden inscribirse todos aquellos que no se hayan clasificado para el mundial. Los países mas destacados en la clase cadete son Gran Bretaña y Australia en cuanto a número de barcos y Argentina en cuanto a calidad de sus tripulaciones. Además de estos, hay flotas estables en Bélgica, Holanda, Polonia, Alemania, Ukrania, República Checa y Rusia.

Aunque actualmente no hay competiciones de cadete en España, creo que toda escuela de vela tiene que contar con algún cadete para la iniciación, por las posibilidades didácticas que nos ofrece a los monitores y entrenadores. 

Bueno, espero que os haya gustado y hayáis podido conocer una clase que, en su día, fue de las más fuertes y numerosas a nivel nacional y en la que muchos de nuestros olímpicos y grandes regatistas aprendieron a navegar, como es el caso de Tamara Echegoyen, Angela Pumariega, Santiago López-Vázquez, Rafael Trujillo y muchos otros nombres ilustres de la vela española. 

Agradezco a David Villalpando la oportunidad de escribir este artículo para su blog y hacerle un pequeño homenaje a esta clase que tanto me dio y enseñó

DIEGO PÉREZ MARTÍNEZ

CLUB DE MAR ALMERÍA

Artículo anterior El Asesor de Reglamento por David María
Siguiente artículo Afrontar una Protesta por Andrés Pérez