El Asesor de Reglamento por David María - Nautisurf.es

El Asesor de Reglamento por David María

Hola!! Soy David María, Juez y Arbitro de regatas y trabajo como asesor de reglamento, por ello me han pedido si haría un pequeño artículo describiendo el trabajo de un asesor de reglas... ¡¡Y cómo decir que no!! Por mi parte, cuanto más se conozca el mundillo de las regatas por dentro, mejor y más accesible para todo el mundo.

Podría comenzar con... ¿Cómo llegar a ser un asesor “de reglas”? Toda persona con conocimiento profundo de las reglas, del funcionamiento de estas, de los procedimientos de las audiencias y además e incluso más importante, ser un buen comunicador, accesible para los atletas, alguien que pueda conectar sin ser demasiado tedioso, lo más difícil es hacerlo atractivo.

Para competir hay que conocer y respetar las reglas, si no, vienen los disgustos y las frustraciones.

¿Que función tiene? Dos funciones con un mismo objetivo; La primera es la formación, luego, en la regata, atender a los deportistas ante cualquier duda o caso (protesta) en el que se vean involucrados. El objetivo es dar un servicio para mejorar el resultado. Si tenemos un ingeniero que nos mejora el barco, pues aquí se trata de mejorar la forma de pensar y la calidad de toma de decisiones en el agua, específicamente, dónde posicionamos nuestro barco con respecto al oponente para conseguir una mejor posición.

En la formación vamos desde el conocimiento y comprensión de las definiciones, hasta el desarrollo de casos, recreando escenarios que más comúnmente ocurren en las pruebas y como he dicho antes ayudan a la toma de decisiones en el agua.

El objetivo final es que los regatistas tomen buenas decisiones, que los alejen de situaciones comprometidas que puedan derivar en una protesta, igualmente que conozcan sus derechos y los hagan valer en situaciones tácticas.

Hay muchos incidentes en las regatas y muy pocos llegan a una audiencia, quien va delante en una prueba o en una clasificación siempre es más susceptible de ser protestado si comete un error e infringe una regla. Sin embargo, los problemas con los últimos de la clasificación casi nadie los tiene en cuenta, es una cuestión de resultados. Podemos llegar a encontramos con casos en los que nunca nos protestan al no estar delante, pero si mejoramos y comenzamos a tener buenos resultados, somos más susceptibles de tener una protesta. En esta situación, si no conocemos las reglas y siempre hemos hecho algo incorrecto, ahora que vamos delante y nos protestan, nos llevaremos la desagradable sorpresa de llegar a una audiencia y ser penalizados.

No puede ser que un deportista pretenda ser una estrella en nuestro deporte y sea un pirata en el agua, si cometes un error, te das las vueltas, si le rompes el barco a otro, te retiras, si no está claro que has cometido el error, puedes decidir seguir en la prueba, asumiendo la posibilidad de ser protestado y al llegar a tierra, comentar con el oponente, analizar la situación y ver en que deriva.

¡¡¡Siempre se dice que las regatas hay que ganarlas en el agua, pero no a costa de ser un pirata!!! No vale ir a babor y no ceder el paso al de estribor, colarme en cada baliza cuando no toca, ese tipo de “piratadas” nos llevarán a ser mal considerados por nuestros oponentes, “la flota” cada vez nos discriminará mas. Este es un deporte en el agua, no es nuestro medio natural, ello lleva aparejado peligros innatos y por ello se exige a los regatistas cumplir las reglas como señores.

Los casos no son siempre claros, hay ocasiones en las que las situaciones se complican y los incidentes no son fruto de la acción de un solo barco, las reglas no nos obligan a anticiparnos a una situación, pero la experiencia en la clase, si que nos dan una mejor calidad de decisión ante situaciones que se van a producir, por ejemplo, en el momento crítico de la primera aproximación a la baliza de barlovento.

Por otra parte, uno de los parámetros que debemos analizar es la tendencia a grabar en nuestra mente lo que pasó en nuestro favor, luego se lo explicamos a nuestro entrenador y lo deformamos un poco más a nuestro favor y además nos lo creemos, y llegamos al JURY y contamos la película más a nuestro favor para ganar la protesta. Hay que tener cuidado con esto y ver el incidente de la forma más objetiva posible, aceptar que la situación pudo desarrollarse de otra manera, a veces tenemos la suerte de tener un video que vemos antes de ir a la sala del jurado y nos aclara mucho la situación, de manera que grabar los entrenamientos nos lleva a conocernos mejor y corregir esos errores.

Espero que con estas palabras apreciéis el sentido del trabajo que desarrollamos aquellos que estamos con los atletas y os sirvan también a vosotros a mejorar en vuestra forma de competir y comportaros en las regatas.

¡¡¡Pronto AL AGUA!!!

David María

Asesor de Reglas del Equipo Olímpico Español

David María

 

 

Artículo anterior Windsurf Olímpico: Empecemos a Volar por Pilar Lamadrid
Siguiente artículo La Clase Cadete por Diego Pérez