Revisando Tu ILCA - Nautisurf.es

Revisando Tu ILCA

Si estás cansado de las inoportunas averías en tu ILCA o en tu Láser, te vamos a proporcionar un listado de puntos críticos para que los puedas ir revisando periódicamente o cuando más te interese. ¿Comenzamos? Vamos allá...

Casco

  • Herrajes: Los soportes del timón han de estar perfectos, si están algo desgastados puedes darles la vuelta porque son simétricos. Mira que la placa metálica que está junto al tintero está completamente recta y sellada.
  • Toques: Es casi inevitable hacerle algún toque de vez en cuando, está en tu mano tener tu barco al día y repararlos sobre la marcha. A veces por dejadez un pequeño toque se convierte en un problema a causa de la humedad. 
  • Manchas: Si tienes el casco amarillento, probablemente es hora de lijar o aplicar pulimento.
  • Estanqueidad: Comprueba a diario que no entra agua dentro del casco. Si notas que hace agua, soluciónalo cuanto antes.
  • Sistema pata de gallo: Los puentes y la mordaza de la pata de gallo tienen que estar más que perfectos para proporcionar tensión. 

 Vela

  • Tejido: El tejido de las velas de ILCA se desgasta rápido. Es importante que vayas observando tus velas, y vayas gestionando las horas de agua que le metes a cada una. 
  • Vainas y tope: El pocket de los sables y el capuchón de arriba del todo, te pueden dar una desagradable sorpresa.

 Palos

  • Remaches: Cuidado con las cosas que se mueven un poquito y con los remaches sulfatados.
  • Tapones: Cuida los tapones de los palos, sobre todo el de la base de mástil, ese tiene que estar perfecto.
  • Pinzote: Normalmente esta rotura se ve venir. 
  • Forma: Ya sea una punta de aluminio, una botavara o incluso una base, revisa que los palos estén rectos. 

 Foils

  • Bisagra: Un clásico de las roturas en regata. Revísala casi a diario y a ser posible nunca dejes de tener una unidad de respeto.
  • Caña y stick: Las cañas y sticks pueden agrietarse y posteriormente romper. Controla el grip de tu stick y la plaquita metálica de la caña.
  • Roce caña/mordaza: Pocas cosas son tan desagradables como ese continúo "clack". Si tienes ese problema averigua la causa y arréglalo (puede ser la caña, la cajera, los herrajes...). 
  • Picos: Los vértices de timón y orza son propensos a romper, y si los cuidas mucho terminarán por desgastarse. Está al alcance de cualquiera repararlos con un poco de gelcoat y lija.
  • Manchas: Aquí podremos discrepar. Si tienes manchas amarillentas en los foils... ¡quítalas! son fáciles de limpiar.

 Varios

  • Cabuyería: Asegúrate de que los cabos están bien, mira sobre todo por las zonas en las que hay roces con poleas, puentes y mordazas.
  • Sistemas: Revisa que todos tus sistemas fluyen y trabajan adecuadamente. Nunca dejes de controlar el pasador de la trapa.
  • Carrito: El estado de tu carro de varada no afecta al rendimiento en el agua, pero si no lo tienes en óptimas condiciones no solo será incómodo para ti, seguramente también lo sea para el resto de tu equipo. 

Espero haberte ayudado en algo, y recuerda que solo son consejos.

Si te ha gustado este post déjanos una reseña en Google :)

Artículo anterior La Elección de Hikers
Siguiente artículo Pegando Números de Vela